“Tomar la decisión de aprender mecánica de motocicleta no fue tan fácil, pues tuve que luchar mucho con mi familia para que me dejen estudiar lo que yo quería y me gustaba”, cuenta Flor, una adolescente de 17 años de la comunidad de Casa Grande en el distrito de La Arena en Piura, que hoy arma y desarma motores de motos y mototaxis como si fueran rompecabezas.

Ella es una de las 515 jóvenes mujeres y hombres que han fortalecido sus capacidades técnicas y sociales al participar del proyecto “Somos Chamba”, que en alianza con el Centro Educativo Técnico Productivo – CETPRO ofreció talleres de mecánica de motos, repostería y gestión de almacenes en cuatro instituciones educativas de los distritos de intervención del proyecto.

«Cuando le dije al profesor que yo quería inscribirme en este curso, mis compañeros varones se reían»

Flor recuerda que desde pequeña le gustaba desarmar los carros y cuando escuchó que en su escuela se iba a dictar el curso de mecánica de motos, vio la oportunidad de fortalecer sus conocimientos y aprender de ese oficio, el mismo que es muy poco ejercido por mujeres.

“Cuando le dije al profesor que yo quería inscribirme en este curso, mis compañeros varones se reían, pero ellos poco a poco fueron entendiendo que las mujeres también podemos hacerlo y yo se los demostré», dice Flor.

Ella es la hija mayor de la familia y sueña con iniciar su negocio de mantenimiento y reparación de vehículos menores. Este proyecto de vida le ayudaría a tener un mejor ingreso económico para apoyar a su familia y hermanos menores.

Recuerda que cuando llegó al Centro Educativo Técnico Productivo – CETPRO, no estaba tan equipado, pero que en las primeras semanas del taller se implementó con equipos de última tecnología, gracias al proyecto Somos Chamba, ejecutado por Plan International en asocio con Cefi de Asbanc y financiado por la Cooperación Alemana (BMZ).

La mototaxi de su padre fue su instrumento de prácticas, pues más de una vez armó y desarmó el vehículo para someter a prueba sus conocimientos, y fortalecer sus capacidades. Ella, asegura que se convertirá en una de las mejores mecánicas.

Hoy, Flor realiza el mantenimiento de las motocicletas de sus vecinos y amigos, generando ingresos para sus gastos de pasajes en su nueva meta académica, pues ha logrado ingresar a la Marina de Guerra del Perú.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, coloca tu nombre aquí