El FODA es una herramienta que te permite realizar un análisis sobre la situación en la que se encuentra tu empresa. Para ello se evalúan sus fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas.

Fortalezas

Las fortalezas son las capacidades internas que ofrecen a su empresa una ventaja competitiva.

Para detectarlas, puedes plantearte estas interrogantes: ¿Qué es lo que mi empresa o producto ofrece de diferencial, bien (o mejor) que otras empresas? ¿Con qué talentos cuento? ¿El recurso humano de mi emprendimiento está compuesto por personas comprometidas con visión a futuro? ¿Cuál es el nivel académico y las habilidades interpersonales de mi equipo de trabajo?

Oportunidades

Las Oportunidades pertenecen al ámbito de las condiciones externas existentes para lograr el objetivo planteado. Debes analizar cuáles son las oportunidades reales que existen en este momento y a futuro. Recopila toda la información correspondiente a cómo se encuentra el mercado en el que tu empresa pretende desarrollarse, así como cuáles son los productos o servicios tendencia en el área.

Para ello puedes preguntarte ¿estos productos existentes ya cumplen las necesidades de consumo?.

También te puede interesar

| ¿Eres un emprendedor? Conoce los 10 pasos para formalizar tu empresa

| Ana Romero llegará a Piura con la conferencia «Mujeres Power»

Debilidades

Las Debilidades también son parte del aspecto interno del producto/servicio que minimizan las posibilidades de éxito. Entre las debilidades más frecuentes de los emprendedores está el desconocimiento del mercado y la falta de capital y de experiencia.

Algunos de los cuestionamientos que debes realizarte en este punto son, por ejemplo, ¿qué es lo que tu producto o servicio hace peor que la competencia?, ¿cuáles son los motivos por los que no puedes hacer algo mejor? y si estas debilidades tienen que ver con recursos insuficientes o con una mala gestión de los recursos disponible.

Amenazas

Las Amenazas al emprendimiento tienen que ver, al igual que las oportunidades, con lo externo a la empresa; es decir con el contexto.

Para minimizar el riesgo de las amenazas debes tener en cuenta, entre otras: qué cosas hacen los competidores mejor que tú. Y recuerda que si bien no podrás ejercer influencia sobre estos cambios, sí puedes estar más preparado para enfrentar el riesgo que suponen y para tomar mejores decisiones. 

Síguenos en Instagram:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, coloca tu nombre aquí