La creatividad peruana siempre ha sido vista como un sello de nuestra sociedad. Salimos adelante en momentos muy duros con empuje y buenas ideas.

Pero también es cierto que muchas de ellas se quedan como eso, ideas.

Fernando Pareja, mentor del Centro de Innovación y Desarrollo Emprendedor de la Pontificia Universidad Católica (CIDE PUCP) nos habla de los patrones de conducta de los emprendedores peruanos.

La creatividad peruana siempre ha sido vista como un sello de nuestra sociedad. Salimos adelante en momentos muy duros con empuje y buenas ideas.

Hay tres similitudes que ha identificado a los equipos que sacan adelante un negocio.

En primer lugar, está la información recopilada que tienen del sector en el que van a innovar, ya sea por algún familiar o amigo involucrado.

“Esa información es de alguien que ha estado en el rubro y por lo tanto conoce el estado del arte y la problemática de ese sector. A partir de eso es que puedes conocer a tus competidores”, explicó Pareja.

Segundo, está la posibilidad de construir un producto mínimo viable (MVP, por sus siglas en inglés) en función al conocimiento de tu equipo de trabajo.

Las claves de los peruanos para convertir sus buenas ideas en negocios

Pareja resaltó la importancia de elegir al equipo de personas para emprender. Generalmente, funciona la fórmula de tener un perfil enfocado en el producto y otro en la parte de ventas.

Y tercero, saber recibir el feedback, “que es el nombre con el que se le conoce, pero que en realidad es saber escuchar.

Al saber escuchar y entender lo que dice la gente y sus necesidades, hace que tu producto o idea tenga más apego hacia las personas. Entonces es escuchar y enfocarlo en el producto”.

Principales problemas

Pareja reconoce que no solo a los peruanos, sino a los latinoamericanos en general, nos cuesta concretar las ideas de negocio en emprendimientos.

“Porque es un tema de cultura, se nos hace muy fácil hablar de cómo deberían ser las cosas y no hacer las cosas como se deberían”, menciona.

Emprender entre amigos los puede convertir en enemigos ...
Es fundamental tener a alguien empujándote para cumplir los plazos. Ser disciplinados con establecer plazos y hacer que alguien nos monitoree.

Otro de los problemas es cuando no te pones plazos para avanzar con tus ideas.

«Muchas personas tienen una idea de negocio, pero qué pasa cuando no te colocas plazos y metas. Vas a estar 3, 4 o 5 años sobre la misma idea», explicó.

Por último, es fundamental tener a alguien empujándote para cumplir los plazos. Ser disciplinados con establecer plazos y hacer que alguien nos monitoree.

Te puede interesar:

|BCR: El 77 % de empresas que reciben créditos de Reactiva Perú son mypes

|Bancos consideran que proyectos del Congreso son innecesarios

Síguenos a través de Instagram:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, coloca tu nombre aquí