En la actualidad, muchos emprendimientos de repostería han surgido. Sin embargo, cada uno tiene su propia imagen, historia y personalidad. En esta oportunidad, conoceremos el emprendimiento de Lizzeth García que a través de la repostería comparte felicidad con los piuranos.

Para Lizzeth, todo empieza con una figura importante en su vida: su madre. «Yo aprendí repostería desde pequeña, gracias a mi mamá María Luisa Saldaña de García. Quien era amante de los postres y hacía el deleite de la familia», señala.

Fui creciendo y viendo lo que ella hacía, me llamaba mucho la atención. Entonces, junto a ella iniciamos esta pequeña empresa. Primero, para compartir con nuestros amigos
cercanos, y luego ya vendiendo nuestros productos a la región», agregó.

Bendito Pecado

La marca de repostería de Lizzeth García es Bendito Pecado. «Empezamos hace poco más de un año, pero tuvimos una pausa de unos meses que nos sirvió para reordenar algunas cosas. Ahora estamos recargados«, sostiene.

Sin embargo, desde cuando empezaron hasta ahora cambiaron muchas cosas. Por ejemplo, tuvieron que enfrentar mantener su emprendimiento durante la pandemia. «Creo que todo esto fue una crisis al inicio«, señala Lizzeth.

«Ha sido un reto ganar la confianza en estos tiempos por el miedo de contagiarse de la covid-10. Pero también vimos una oportunidad porque nos permitió acercar ricos postres a aquellas personas que no quería salir de su casa y exponerse», comenta.

La repostería pospandemia

Según Lizzeth García, creadora de Bendito Pecado, la pandemia no ha supuesto un cambio radical en su forma de trabajar. «El mismo rubro nos exige usar equipos de protección e higiene», indica.

«Creo que el cambio más grande es hacer los postres usando mascarilla. También el proceso de entrega, porque hay que seguir el protocolo de desinfección de todo. Estamos comprometidos con la salud», agrega.

Para vender sus postres y bocaditos, Lizzeth trabaja a pedido. «Publico a través de Facebook los productos que ofreceré una semana antes. También comparto fotos de
mis creaciones para que el público las conozca y hagan sus pedidos».

Ella resalta que lo más gratificante de su negocio es acompañar momentos importantes en las vidas de los piuranos. Por ello, solicitan sus servicios «para ocasiones especiales como cumpleaños, bautizos, pedidas de manos, etc».

¿Qué ofrece Bendito Pecado?

Además de sus postres, bocaditos, tortas y demás productos dulces y salados, en todas sus formas, Bendito Pecado es una manera de compartir felicidad. «Todo lo que hago es porque me gusta y me siento feliz haciendo un postre», puntualiza Lizzeth.

«Me inspira, me hace sentir bien y trato de trasmitir todas esas emociones en cada pedido. Además, ofrecemos un producto completo, de peso exacto, incluso más, y utilizamos insumos de primera categoría», añade.

Por ello, se esfuerza en cada trabajo para que los piuranos reconozcan su trabajo. «Quiero ser reconocida como una persona honesta con lo que ofrece, no me gusta
engañar a los clientes y digo siempre el peso y la medida de mis postres. Además,
suelo decir lo que sé y lo que todavía no sé hacer o no lo haya puesto en práctica», finaliza.

https://www.instagram.com/p/CCl-ZCwA-Gs/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, coloca tu nombre aquí