Te dejamos una columna de opinión escrita por Brenda Silupú, docente de la Universidad de Piura. ¡Toma nota de los consejos, emprendedor!

Es necesario que, en este tiempo de pandemia, los micro y pequeños empresarios adopten ciertas prácticas de negocios que les ayuden a incrementar sus ventas y mejorar su nivel de productividad.

PUBLICIDAD

Existen cuatro tipos de prácticas de negocios, determinados por Mckenzie (2017). Los cuales fueron contrastadas en un estudio realizado a un grupo de mypes de la ciudad de Piura.

La primera hace referencia a las prácticas de marketing y determina que la mype debe realizar un análisis de sus competidores. Así como mejorar la relación con sus proveedores y la atención al cliente y promocionar sus productos.

El segundo tipo de prácticas está relacionado con la administración de inventarios y la gestión adecuada de las compras de mercaderías.

La tercera, hace referencia al registro y cuantificación de los costos de cada uno de los productos que ofrece la empresa.

El último grupo de prácticas está relacionado con la planificación financiera. Hace referencia al correcto registro de ingresos y egresos. Así como al manejo adecuado del flujo de caja y la elaboración de los presupuestos de la empresa.

Los resultados del estudio muestran que las prácticas menos utilizadas por los mypes de Piura son las dos últimas, referidas a las prácticas de cuantificación de costos y de registro de sus cuentas, lo que dificulta la toma decisiones y la mejora de su productividad.

A estas cuatro prácticas, en las condiciones actuales, se agregaría una: las prácticas sanitarias, que incluye la aplicación de los protocolos de bioseguridad para la atención a los clientes y manipulación de los productos, para evitar contagios del COVID-19.

Es necesario que los empresarios tengan en cuenta la aplicación de estas prácticas si desean mejorar la productividad en sus negocios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, coloca tu nombre aquí