La reinvención es un factor determinante para tener éxito. Tal es el caso de Larisa Pintado García, quien junto a sus familiares decidió reinventarse. Para ello, volvieron su chacra Quinta Pintado la sede de extracción de plantas para la preparación de aceites naturales. Por lo que hoy conoceremos un emprendimiento que nace de la naturaleza de Huancabamba.

La protagonista de esta historia, Larisa Pintado, ingeniera química de profesión hoy nos cuenta la decisión que tomó su familia para reinventarse en esta pandemia. «Antes hacíamos servicio de restaurante, alquiler para celebraciones y sesiones de fotos. Pero por la pandemia hemos paralizado esas actividades».

PUBLICIDAD

«Ahora, el trabajo es en equipo, es un emprendimiento a nivel familiar. La mayor parte de la materia prima se encuentra en nuestra parcela y cuando la demanda del producto crece trabajamos con algunos acopiadores de la zona», comenta.

Es así que, Quinta Pintado pasa de ser el nombre de la parcela familiar a convertirse en la marca de aceites esenciales que elaboran como parte de su emprendimiento.

Larisa Pintado García, fundadora de los aceites esenciales Quinta Pintado

Quinta Pintado, aprovechando la naturaleza de Huancabamba

La idea de negocio nace a partir de la necesidad de muchas personas, «quienes recurren a todo tipo de medicamentos por ver mejoras en su salud«, señala Larisa Pintado, fundadora de la marca de aceites naturales Quinta Pintado.

«Es así que, desde la ciudad de Huancabamba, se empezaron a llevar hojas de eucalipto por sus múltiples propiedades. Por lo que decidimos empezar a extraer aceites esenciales de algunas plantas medicinales», agrega

Al respecto, nos comenta que entre sus principales plantas tenemos: el eucalipto, la muña, matico, entre otras. «Nosotros queremos ayudar a la salud de las personas. Actualmente, nuestro producto está teniendo buena aceptación generándonos un ingreso económico y apoyo a nuestra familia y pobladores», resalta.

 Inicios de Quinta Pintado, productos naturales

El emprendimiento empieza a inicios de este año. «Sin embargo, la idea de la extracción de aceites esenciales, a partir de las plantas de nuestra zona, ya viene de algunos años atrás durante mi etapa universitaria», señala Larisa.

Para Larisa Pintado y su familia, esta pandemia supuso una oportunidad de emprender su propio negocio. «Las plantas medicinales son utilizadas desde nuestros antepasados, en este emprendimiento lo que se ha pensado es seguir rescatando nuestra riqueza natural».

Asimismo, indica que, «las propiedades de las plantas nos ayudan a hacer frente a la pandemia. Esto nos permitió ayudar impulsar nuestro emprendimiento para obtener distintos tipos de aceites esenciales», sostiene.

Al principio de este emprendimiento, el producto se vendió a vecinos y familiares. Posteriormente, debido a su crecimiento se está enviando a otras ciudades: Piura, Chiclayo y Trujillo. «Además, las redes sociales han sido de gran ayuda para contactar a más gente».

Proceso de venta

Larisa Pintado destaca la importancia de las redes sociales en la difusión de su emprendimiento, pues gracias a ellas logran llegar a más público.

«Luego el cliente nos contacta y le explicamos las propiedades de cada aceite esencial. El pago se realiza mediante BCP o personalmente y nosotros le hacemos llegar el producto», comenta.

También nos dijo: «No tengo conocimiento de otra empresa o persona en nuestra región que se dedique a la extracción y venta de aceites esenciales«. Principalmente, el aceite de eucalipto que es su producto estrella.

Adicionalmente, nos comenta que en el mercado piurano les gustaría ser reconocidos por la calidad de sus productos que nacen de la naturaleza.

«Queremos ser una empresa formal que ofrezca un producto seguro y de buena calidad. En Huancabamba contamos con plantas medicinales completamente orgánicas, libre de insecticidas que garantizan un mejor producto para la salud», puntualiza.

Además, sobre el tema de la salud, nos dice que la población no debe preocuparse solo por temas de coronavirus sino también de otras enfermedades. «Nuestros aceites gozan de múltiples beneficios y usos que se les puede dar», acota.

Finalmente, hace una invitación a todos los piuranos para que cuando acabe la pandemia puedan visitar la parcela Quinta Pintado, en Huancabamba, y conozcan más sobre la naturaleza del lugar y las bondades de sus productos.

Asimismo, al ser un emprendimiento familiar que recién está iniciando, pero tiene muchas ganas de expandirse buscan a personas y/o empresas que inviertan en su negocio familiar para poder crecer y ayudar a que más personas tengan trabajo.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, coloca tu nombre aquí