Hay cinco elementos esenciales que no pueden pasar por alto quienes están construyendo su empresa.

Imagen Corporativa 

La mayoría de los seres humanos somos “visuales”, es decir, que recordamos y asimilamos mejor la información cuándo va acompaña de “imágenes”. La importancia de esto es que la gente “nos recuerde”, nos “diferencie” y por supuesto “nos elija”. 

Les recomiendo que se tomen su tiempo en tener una básica imagen corporativa: un nombre comercial, un logotipo que los identifique; colores definidos que además de ser para su logotipo pueden usarlos para la decoración de su espacio de trabajo o local, para su uniforme o material; también es importante elegir una tipografía concreta, existen muchísimas gratuitas, elijan una y úsenla en todos sus documentos y formatos.

Conocer al cliente

Mientras mejor conozcas a las personas que tratas a diario y a las que les vendes servicios o productos y de las que definitivamente depende tu negocio mayores serán las posibilidades de atender con anticipación sus necesidades, saber qué quieren, cómo lo quieren y cada cuándo lo quieren.

Esto lo podemos hacer a través de la observación y el registro, a través de encuestas periódicas o sencillamente mediante un formato de registro que le pueden pedir que llenen la primera vez que los visita.

Servicio al cliente

Esto es la clave de cualquier negocio, hoy en día con tanta competencia en todos lo giros, la verdad es que lo poco que los distingue unos de otros es la forma en la que tratas al cliente.

Un cliente inicia su “experiencia de marca” contigo desde el primer momento en que te conoce. Todo lo que hagas va significar algo para tu cliente o prospecto: si le sonríes, si no saludas, si hablas rudo, si eres puntual, si eres amable, etc.

Un tip básico en marketing es que un cliente “muy satisfecho” te recomienda de 3 a cinco veces con alguien, pero un cliente “insatisfecho” te mal recomienda” más de 10 veces.

Administración de clientes

Esto quiere decir que debes llevar una bitácora de cada uno de tus clientes: qué te compran, cada cuándo, qué productos o servicios usan más, cuándo es o debe ser su próxima visita, cuándo es su cumpleaños, a quién te ha recomendado, cuáles son sus intereses, sus datos generales (teléfono, distrito, email), en qué trabaja, qué le gusta leer, tomar o comer, etc.

La utilidad de esto es infinita. No necesitas de grandes sistemas para llevar acabo esto. Si no cuentan con una computadora no se preocupen, pueden hacerlo mediante “ficheros”, tarjetas por clientes en las que van a ir llevando sus registros. 

Generar valor

Dale valor a tu servicio, esto es que si conoces bien a tu cliente sabes cuáles son sus necesidades y gustos, pues a través de esta información dale algo más, algo que no te pida, pero que sabes que le será de utilidad. Por ejemplo: regresando del spa envíale un mail, mensualmente un “Boletín” de tips de belleza, dale una tarjeta de Descuentos por 5 o más visitas, etc.

¡Ánimos y éxitos en este gran reto de emprender!

Fuente: Raul Ramirez Lujan – CEO en Push and Pull Marketing y Promociones, Consultor en Marketing y Gestión de marcas.

Síguenos en Instagram:

https://www.instagram.com/p/B0rfMG2Jtuh/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, coloca tu nombre aquí