El sueño de algunas mujeres, es tener su propia boutique de ropa con accesorios, maquillaje, zapatos, entre otros. Sin embargo, lanzarse desde 0 a emprender un negocio es algo a lo que muy pocas se arriesgan, tienen miedo y nunca dan el primer paso. Vanesa Cruz Livia es un ejemplo de mujer que ha sabido luchar por lo que quiere y escalar desde muy abajo hasta posicionarse dentro de la mente de sus clientas.

Esta mujer luchadora de 31 años es dueña de un pequeño negocio de ropa ubicado en su casa. Aquí ella vende diferentes prendas que trae solo a pedido desde la capital, al gusto específico de lo que sus clientas buscan.

Vanesa cuenta que ella empezó con un capital de 500 soles. Con estos viajó a Lima y trajo ropa que le pareció bonita y que a las mujeres les gustaría. “Hace nueve años invertí un monto de 500 soles en capital, viajé a Lima y cuando regresé traje solo ropa interior y fui por la ciudad recorriendo las calles con un bolso todo lleno de ropa interior”.

Luego, Vanesa explicó que hace pocos años su pequeño negocio comenzó a crecer y ya había fidelizado a clientas que la identificaban e incluso llamaban para que les traiga prendas de acuerdo a sus gustos y preferencias. También se acercaban a su casa y le hacían pedidos extensos.

Hoy, Vanesa es una ama de casa que viaja cada quince días o cada mes para traer, ya no solo ropa interior sino también, jeans, shorts, blusas, entre otros. Asimismo, ahora ya no ofrece la ropa, sino que las clientas llegan a ella.

Según Vanesa, para empezar un negocio propio es necesario empezar desde abajo, poco a poco y querer salir adelante. También no tenerle miedo al fracaso y trabajar día a día hasta cumplir lo que se desea.

En un futuro, Vanesa espera abrir su propia boutique de ropa y tener a trabajadoras que la ayuden con la compra de la ropa y la administración de la empresa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, coloca tu nombre aquí