Hace dos años, la vida de Stefany Cabanillas dio un giro de 180°. Ella, una joven madre de familia, decidió dejar atrás el miedo y emprender un negocio propio: Yogurnini, hecho con amor. Como lo indica el mismo nombre, se trata de un emprendimiento de yogures nutritivos, frescos y ecoamigables.

Todo empezó como una inquietud personal. Stefany buscaba alternativas saludables para ella y sus pequeños hijos en Piura. Al no encontrarlas, supo que debía dar un paso adelante. Y así, investigando y experimentando en su hogar, se inició en la producción artesanal de yogur griego.

También te puede interesar:

|Dulce y Natural: mantequillas de maní 100% naturales con sabor a infancia

|AB Brand, la agencia que cambió el rostro de Piura

“Empecé de manera empírica, ya luego me fui a Lima a capacitarme. Tomé un curso de producción de yogur griego y de pulpa de frutas”, menciona Stefany.

Sus primeros clientes fueron sus familiares y amigos quienes, con sus sugerencias, la motivaron a comercializar este saludable y novedoso producto. Así, en febrero del 2018, abrió una cuenta en Facebook y llegaron los primeros pedidos, los cuales hasta hoy se hacen a través de delivery.

Respecto al nombre de la marca -Yogurnini-, este nació como jugando. Stefany relata que es la mezcla de dos palabras: “yogur” y “Nini”. Esta última es un apelativo que usa su pequeña hija para referirse a su tía, Cindy Cabanillas, quien luego se uniría al proyecto.

Capacitación y un gran respaldo

Stefany Cabanillas comenta que en su afán de mejorar su producción y satisfacer las necesidades de sus clientes, viajó a Lima a capacitarse. “Con el curso, me di cuenta que había muchas cosas que no estaba realizando adecuadamente […], aprendí cuáles son los procesos oficiales [para obtener el registro sanitario]”, comenta.

Yogurnini

Tras esto, surgieron nuevas necesidades, como estandarizar precios y potenciar las ventas en redes sociales. Es aquí que entra en escena su hermana Cindy Cabanillas, quien, como especialista en Administración, se encarga de las ventas y publicidad.

Entré a reforzar en el tema de precios para que [el negocio] sea rentable. Ver qué precio mínimo teníamos que manejar para estar por encima del punto de equilibrio y  así generar el margen necesario para reinvertir”, indica.

El producto y presentaciones

Actualmente, Yogurnini tiene ofrece los siguientes productos:

  • Yogur griego (1 litro) = S/10
  • Yogur bebible frutado (1 litro) = S/10 *con frutos de temporada
  • Yogur griego sabor natural (450 gramos) = S/16
  • Yogur griego frutado (450 gramos) = S/16 *con frutos de temporada

El tiempo promedio de conservación varía entre una semana y media y dos semanas, dependiendo de la presentación. Los derivados lácteos de Yogurnini se caracteriza por la textura cremosa, sabor suave y consistencia densa.

También son 100% naturales pues son elaborados únicamnte con leche entera, cultivos lácteos y probióticos. Están libres de preservantes, conservantes, colorantes o saborizantes artificiales. “Buscamos que nuestros clientes tengan un estilo de vida saludable, que tiene muchos beneficios a nivel físico y mental”, subraya Stefany Cabanillas.

Desde Yogurnini, además, se preocupan por el cuidado del medio ambiente. Por tal motivo, los yogures son envasados en recipientes retornables y las entregas se hacen en material eco-friendly.

Dificultades y cómo superarlas

Esta madre emprendedora resume su experiencia con Yogurnini como “un proceso de fortalecimiento, de resiliencia ante los obstáculos que se han ido presentando”. Recuerda que al principio le fue muy difícil, por su personalidad, salir a la calle y dar a conocer el producto a otras personas.

“Tienes que capacitarte, investigar sobre el producto, sobre lo que tienes que mejorar y también entender las necesidades de tus clientes, saberlos escuchar. […] Si no podemos escuchar las sugerencias del cliente, no podemos mejorar, refiere.

Afortunadamente, Stefany ha encontrado un grupo de apoyo donde, a través del intercambio de experiencias, ha encontrado la motivación para no desfallecer en el camino. En Mamás Emprendedoras, “nos ayudan a seguir motivadas; escuchamos historias para saber que sí podemos desarrollarnos como empresarias”.

Retos

En el corto plazo, las metas de esta emprendedora están enfocadas en seguir educando a su público cautivo y también al potencial. Esto implica dar a conocer las propiedades de los yogures griegos de la marca y cómo benefician la salud.

Otra meta es obtener el certificado de registro sanitario para poder abrirse a nuevos mercados dentro y fuera de Piura. Asimismo, Stefany no descarta abrir una tienda propia y expandir su idea de negocio a nuevas variedades de yogures y granolas artesanales. ¡Y, por qué no, tener una franquicia!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, coloca tu nombre aquí