En épocas de crisis, los emprendedores sacan la mejor versión de sí. Adaptándose camaleónicamente ante cualquier dificultad o circunstancia. En este panorama, conoceremos a Julio Raymundo, administrador hotelero de profesión y emprendedor por convicción.

«Mi idea de negocio nace a raíz de la crisis sanitaria, como una necesidad. Sumado a la creatividad de mi hermana Fiorella, juntos creamos detalles y sorpresas para todo tipo de ocasión», comenta Julio. Él y su hermana decidieron incursionar en el negocio de los talles y sorpresas con su emprendimiento: «Luna y miel».

PUBLICIDAD

Fiorella es su socia y mano derecha. «Ella se encarga de preparar cada detalle, personalizarlo y decorarlo. Yo me encargo de la parte administrativa y del diseño de las decoraciones», explica.

Su emprendimiento es reciente. «Nosotros iniciamos el 4 de agosto, realizamos las compras y alquilamos un local en el centro de la ciudad, en la galería Carrasco», indica.

Sin embargo, de emprendimientos Julio Raymundo ya sabía, pues debido a su profesión, durante 5 años tuvo su propia agencia de viajes Norte Palmeras.

Reinvención debido a la pandemia

A raíz de la pandemia y la inviabilidad de viajar en estos momentos, Julio se reinventó. «Dejé en pausa la agencia de viajes hasta que el turismo se autorice. Y decidimos apostar por el rubro de los regalos y detalles», puntualiza

«Nos hemos adaptado para que el cliente no tenga la necesidad de llegar a nuestro local. Sino que podemos llevarle el producto hasta la comodidad de su hogar», señala Julio. Asimismo, «si el cliente llega a nuestro local, seguimos los procedimientos para prevenir el contagio», resalta.

Todos los productos (regalos y detalles) se preparan en la tienda, siguiendo el debido protocolo sanitario. «Les tomamos fotografías y las subimos a nuestro Facebook. Ahí el cliente encontrará un catálogo con las diferentes temáticas y opciones de productos o diseños», agrega.

Proceso de compra/venta

Para «Luna y miel», las redes sociales juegan un papel principal. Es a través de ellas, en donde el cliente visualiza el trabajo de Julio y Fiorella y tiene la oportunidad de escoger entre una variedad de opciones el producto que deseará tener.

Además, ofrecen la opción de personalizar los regalos. «Si el cliente desea que personalicemos la cajita de regalo o una foto, todo ello lo hacemos», señala.

Asimismo, resalta que todo el proceso se realiza en la tienda. Garantizando, que el cliente lleve todo lo que ha solicitado, si es que acude al local. O evitando movilizaciones innecesarias para no contagiarse.

De manera que, al realizar la personalización del detalle o regalo en la tienda, este solo saldrá del local para ir directamente a la casa del cliente. Así, cumplen con todas las medidas de bioseguridad necesarias para la tranquilidad y confianza de sus clientes.

Transformación personal

La incursión en el negocio digital, le ha enseñado a Julio Raymundo y a Fiorella las novedades de los emprendimientos. Ellos destacan el papel de difusión que tienen. Sin embargo, consideran que el principal secreto del éxito en un emprendimiento es la confianza del cliente.

«Nuestra mejor carta de presentación es que los clientes confíen en nosotros. En el sentido de crear una sorpresa perfecta para aquella persona especial», resalta.

Finalmente, declara con convicción que, «podemos ser una buena opción en Piura. Nos estamos preparando día a día, para ello. Vamos a crear productos muy novedosos, donde el amor, la amistad y la alegría serán los principales ingredientes».

También te puede interesar:

|El emprendimiento de sazón casera

|El arte del tejido como idea de negocio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, coloca tu nombre aquí